PÓMULOS Y SURCOS

Es  posible verse más joven tras la implantación de rellenos dérmicos en zonas donde ántes exisistía «un volúmen» propio de cada persona.

Los materiales más frecuentemente utilizados son el ácido hialurónico o hidroxiapatita cálcica y la elección del material dependerá de los objetivos del tratamiento, generalmente se pone en zonas de la cara donde se ha perdido volumen o tensión cutánea; es por eso que el resultado exitoso del tratamiento se fundamenta en la recuperación precisa del volumen perdido con el paso de los años. 

Asimismo, es posible «mejorar» el aspecto físico de la persona modificando zonas como los labios, pómulos, nariz, mentón, surcos nasogenianos y lagrimales, etc, usando materiales de relleno para «corregir» asimetrías y «reforzar» determinados rasgos a petición del paciente.

Con el paso de los años nuestro rostro va perdiendo la capacidad de mantener sus estructuras de sostén, perdiendo poco a poco los rasgos característicos de la juventud, la pérdida de sustancia se expresa en un fenómeno natural conocido como de cadaverización, que se caracteriza por la aparición de depresiones en diversas zonas de la cara como las sienes, los pómulos, el mentón, la prolongación de los surcos lagrimales, surcos nasogenianos, líneas de marioneta, etc. dando un aspecto de persona cansada o avejentada aún en personas muy jóvenes. La pérdida natural del material de sostén de la cara se recupera administrando «rellenos» de ácido hialurónico o de hidroxiapatita cálcica con la finalidad de «rellenar» los volúmenes ausentes perdidos según avanza el inevitable proceso de envejecimiento que vivimos todos los días

Para obtener la máxima naturalidad y satisfacción de nuestros  pacientes, planificamos con ellos el tratamiento voluminizador, dando la importancia que corresponde a la armonía y las proporciones, bases de la simetría que se traduce en belleza facial. En la clínica usamos el ácido hialurónico y la hidroxiapatita cálcica en viales individuales fabricados para usarse en medicina estética. 

El resultado final puede valorarse pasado unos 4 a 5 días. Tras el procedimiento, es posible que se presenten hematomas y rojeces leves que desaparecerán en pocos días, es excepcional la aparición de complicaciones, no obstante y de manera infrecuente pueden aparecer granulomas, mucoceles en labios, etc., en caso se produjeran estas circunstancias recibirá un tratamiento preferente y si lo desea, es posible eliminar el ácido hialurónico implantado con un producto especifico denominado hialuronidasa. 

Pide tu TeleConsulta gratuita escribiendo por whatsapp al 670326474.

¿En que podemos ayudarte?
Info